La conveniencia o no del uso de un antivirus gratuito a nivel empresarial ha sido uno de los debates que más se ha extendido a lo largo de los años, y lo cierto es que todavía hoy sigue dando mucho de qué hablar, ya que como sabemos la coyuntura económica que ha azotado a medio mundo motivó una reducción de costes en muchas empresas, afectando incluso a campos tan importantes como la seguridad.

Enfocado desde el punto de vista de una empresa podemos decir directamente que no, una afirmación cuyas bases explicaremos de forma simple y razonada a continuación.

Antes de continuar debemos hacer un inciso claro, y es que con esto no queremos decir que los antivirus gratuitos sean inseguros o que no resulten fiables, sino que simplemente no son capaces de satisfacer de forma óptima y adecuada las necesidades reales de cualquier empresa media.

Antivirus de pago entonces, ¿pero por qué?

Hay más razones de las que podamos imaginar a primera vista, e incluso algunas que probablemente no terminábamos de ver hasta que las hemos visto en este artículo, pero no queremos pecar de extensos y adoptaremos una exposición resumida:

– Más posibilidades: una solución de pago ofrece más funciones, que pueden ir desde la monitorización en tiempo real y la supresión de amenazas antes de la infección hasta otras como la prevención de ataques Zero-Day.

– Mayor optimización: por lo general un antivirus de pago de una firma de confianza está optimizado y bien desarrollado, de manera que podremos estar seguros de disfrutar de un funcionamiento pleno y nada problemático.

– Actualizaciones y novedades: igualmente las suites de seguridad de pago suelen actualizarse con mayor frecuencia, lo que se traduce en una mayor protección, incluso frente a amenazas nuevas.

– Opciones de gestión y control avanzado: hemos dicho que incluyen más funciones de seguridad, pero también mayores opciones de gestión y de monitorización, facilitando el control de la seguridad IT en la empresa y reduciendo los gastos inherentes a dichas tareas.

– Mayor compatibilidad: por lo general en los sistemas antivirus de pago gozamos de un funcionamiento multiplataforma mucho más amplio, lo que nos permite aprovecharla prácticamente en cualquier sistema operativo del mercado.

– Soporte total: uno de los grandes valores añadidos, ya que con un antivirus de pago gozaremos de un soporte pleno y una atención personalizada, algo que resulta vital si las cosas llegan a ponerse feas por una u otra razón.

Conclusiones

Podemos sacar en claro que un antivirus gratuito a nivel empresarial es un riesgo, y no sólo eso, sino que también puede producir gastos directos e indirectos de gran calado, tanto a nivel de gestión y uso como a la hora de hacer frente a ataques.

Por contra, también nos expone a desastres que pueden acabar en grandes daños para nuestra empresa, y que al no contar con el mismo nivel de soporte pueden terminar produciendo un efecto de bola de nieve.

Dada la repercusión que pueden llegar a tener las brechas más leves de seguridad debemos concluir que utilizar un antivirus gratuito en la empresa es casi como jugar a la ruleta rusa.

Fuente: http://www.muycomputerpro.com/2015/04/21/antivirus-gratuito-en-la-empresa

WhatsApp chat